Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender

Si te interesan los temas culturales, este es tu foro.
Miraestrellas
Junior
Junior
Mensajes: 24
Registrado: Mar 13 Feb, 2007 11:31 pm

Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender

Mensaje por Miraestrellas »

Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender (Francoise Sagan)



Ahora que se empieza a ver el final del verano, cuando tenemos a vuelta de unos días el mes de septiembre, el mes que mas solicitudes de separaciones y divorcios se efectúan, quizás sea el momento para anticiparnos a la tan temida frase de “Cariño, tenemos que hablar”. Cuando ésto se ha dicho, quizás ya sea demasiado tarde, puesto que una vez abierta la caja de pandora es difícil que no saquemos todo el resentimiento que llevamos acumulado contra la pareja,; entonces salen a relucir hasta ciertas cosas que para la otra parte, o no se acordaba, o simplemente le pasaron desapercibidas. Incluso algunos lances de nuestra vida en común que pensábamos ya olvidados salen en ese momento con mas fuerza si cabe que en el momento en que se produjeron los hechos, con la penalización de que si hay cierta debilidad en la pareja, se producirán heridas difíciles de curar, y menos de olvidar.

Por eso, quizás, lo mas prudente sea que antes de acabar nuestras vacaciones en común, donde nos hemos dado cuenta de que nuestra distancia con la otra persona se ha incrementado, incluso se nos antoja verlo como un/a verdadero/a desconocido/a, procuremos anticiparnos al tan temido momento, para que de manera sutil vayamos haciendo partícipe a nuestra pareja de proyectos en común para el futuro inmediato, ya que algo de lo que no cabe duda es, de que las rupturas se producen porque falta aliciente para seguir juntos, no en ese momento puntual, sino en los próximos tiempos venideros.

Otro aspecto a tener en cuenta, son las parejas que ya han sufrido un divorcio o separación, pero que actualmente mantienen algún tipo de relación estable y que se encuentran al final de sus vacaciones, donde han estado conviviendo juntos. En un momento dado se le oye a una parte de la susodicha pareja “Cariño, creo que deberíamos vivir juntos”,.. ¡peligro!, ésto nos lo dice con arrumacos, carantoñas y seguramente después de los preliminares anteriores a ponerse a retozar, es decir, el momento de mayor debilidad por ambas partes. Es por ésto por lo que tenemos que estar preparados con anterioridad para, dado ese momento, salir airoso diciendo si o no, pero habiéndolo meditado con anterioridad.

Cualquiera de las dos situaciones tiene sus pros y sus contras.
A favor se podría decir que, por una parte, el vivir juntos es gratificante, ya que compartimos el mismo espacio y que cualquier atisbo de soledad desaparece al sentirnos arropados continuamente por la otra persona, y al mismo tiempo el poder compartir gastos, que no va mal para los tiempos que corren.

En contra podemos decir que perdemos nuestro espacio, donde nos encontramos a nosotros mismos y donde nada está fuera del orden que nosotros elegimos, pero sobre todo, desde el refugio donde podemos proyectar nuestra vida, siempre contando con nuestra actual pareja, pero con la que solo compartimos nuestros mejores momentos, dejando en soledad nuestra parte insoportable para no herir a la otra parte.

Cierto es que ambas situaciones tiene un componente nuevo, y es que en la era de las comunicaciones, no es difícil establecer relaciones con personas que están muy lejos de nosotros. En esos casos, hay que valorar lo que dejamos atrás, por lo que podemos ganar mirando al futuro con la otra persona. Teniendo en cuenta que la distancia es el olvido, en este caso en particular es recomendable el arriesgarse a vivir juntos cuando las ideas están claras.

Por último, me gustaría decir que nada hay escrito que no se contradiga a sí mismo, ni hay ninguna situación que no tenga sus pros y sus contras, por lo que siempre será mas recomendable poner el sentido común en aquéllo que hagamos, y no dejarnos llevar por la dependencia emocional que podamos llegar a tener en el momento de adoptar una decisión.

Dicho lo dicho “¡Que la suerte os acompañe!”.
Responder